domingo, 18 de julio de 2010

LOS GATOS QUE ORINAN FUERA DE SU BANDEJA SANITARIA


LOS GATOS QUE ORINAN FUERA DE SU BANDEJA SANITARIA causan malestar a sus dueños,Esta es una conducta inapropiada para la vida dentro de una casa que muchas veces tiene su origen en un problema médico. porque es difícil detectar donde lo han hecho después que la orina se seca y el olor permanece en el ambiente por mucho tiempo.
Si tu gato empieza a orinar fuera de su lugar lo primero que debes hacer es consultar a tu veterinario. Es importante saber si orina más cantidad de lo normal o más veces. Si el médico sospecha que hay un problema de salud seguramente te pedirá algunos estudios, como un análisis de orina o de sangre. Cuando hay una enfermedad causante, se trata de problemas que aumentan la cantidad de orina producida, que disminuyen la capacidad de los esfínteres para retenerla o que provocan dolor al orinar. Algunas de estas enfermedades son: cistitis, insuficiencia renal, diabetes, hipertiroidismo, hiperadrenocorticismo, enfermedades del tracto urinario bajo, etc. También puede darse el caso de problemas que impidan que el gato se desplace con normalidad y no le permiten llegar a su bandeja, como una artritis severa o enfermedades neurológicas.
Una vez descartado un problema de salud, es necesario diferenciar entre marcación y eliminación inapropiada de orina. La marcación es cuando el gato (o gata) rocía una superficie, por lo general vertical, para dejar allí su olor característico. Lo hace de pie, con la cola bien elevada sobre el lomo y pisando alternativamente con sus patas traseras. Esta es una forma de comunicación, y se puede ver incrementada por situaciones de estrés, como una mudanza, un gato nuevo en la casa o el vecindario, un cambio en la rutina de la casa, etc. Un pequeño porcentaje de gatos y gatas castradas mantienen este comportamiento. Los gatos que marcan continúan usando su bandeja sanitaria para orinar normalmente.
La eliminación inapropiada es cuando el gato escoge orinar en otro sitio o sitios de la casa. Esta conducta puede tener distintas causas:
-limpieza deficiente de la bandeja sanitaria. A los gatos no les gusta usar una bandeja que no se limpie frecuentemente. Hay que sacar a diario el material sucio y reemplazarlo todo y lavar el recipiente al menos una vez a la semana. Algunos gatos son muy melindrosos y no quieren compartir su bandeja con otro gato o defecar en la misma en que orinan.
-al gato no le gusta determinado material absorbente. Puede ocurrir que al cambiar de marca, de tipo de material, de tamaño de partículas o añadir una fragancia el gato decida no usar más su baño. Prueba volver al anterior o cambiar distintos productos hasta encontrar uno que funcione; cualquiera de los que se compran en tiendas, papel periódico, trozos de alfombra, ningún material, etc. Si el gato prefiere uno que a ti no te convence prueba añadirle un poco de otro que sí te guste (como las piedras que se aglutinan, por ejemplo) y si lo sigue usando incrementas la proporción semanalmente hasta lograr reemplazarlo.
-demasiada cantidad de material en la bandeja que hace que los pies del gato se “sumerjan” en él. A muchos gatos no les agrada esta sensación.
-a veces el problema es la ubicación de la bandeja, por ejemplo en algún sitio muy transitado, ruidoso o en el que el gato no se siente seguro. También si está muy cerca del plato de comida. Prueba colocar otras bandejas en diferentes sitios a ver si esto hace una diferencia.
-los gatos tímidos suelen preferir bandejas cubiertas, pero a otros esto no les agrada. El tipo o tamaño del recipiente puede hacer que el gato se sienta incómodo y decida no usarlo más.
-una situación estresante, que puede ser algo extremo como una mudanza o algo más sutil como un cambio de rutina, llegada o partida de un integrante de la casa (humano o animal). En estos casos hay que intentar disminuir el efecto de los cambios sobre el gato. Dedícale tiempo para acariciarlo y hacerle sentir bien y seguro. Ajústate a una rutina estricta, con horarios marcados para alimentación, limpieza, mimos, etc. Si no logras controlar la situación puedes consultar a un especialista en comportamiento o usar sustancias naturales, como el Feliway (feromonas naturales que tienen un efecto ansiolítico) o las flores de Bach.
-cantidad insuficiente de bandejas en el caso de que varios gatos convivan. Pueden darse también roces en la convivencia. Coloca bandejas en distintas habitaciones para que los gatos puedan ir con cierta privacidad. Como regla general, debe haber una bandeja más que el número de gatos en la casa.
-algún problema médico, como ya mencionamos. Aquí es necesario el diagnóstico y tratamiento indicado por un veterinario. Puede ayudar también colocar bandejas con bordes bajos y cerca de donde reposa el gato para los que tienen dificultad para moverse.
Cualquiera sea la causa es muy importante que remuevas el olor de la orina totalmente de los sitios inapropiados. Para ello utiliza neutralizantes de olores o limpiadores enzimáticos que se venden para mascotas; los detergentes y productos de limpieza comunes no lograrán ocultar este olor para los gatos y cuando lo detecten volverán a ir en ese lugar.
Para disuadir al gato de volver a los sitios donde ensució hay varios trucos que pueden funcionar. Prueba darle de comer allí, porque hay gatos que no eliminarán donde se alimentan. Otra forma es colocar en el suelo alguna superficie que le resulte desagradable pisar, puede ser bolsas de plástico, papel aluminio, cinta adhesiva de doble faz. Aquí tendrás que usar tu imaginación y averiguar qué es lo que convence a tu gato de no ir más por allí. Se venden también detectores de movimiento que emiten un sonido muy molesto o arrojan un spray de citronella cuando el gato se acerca.
Muchas veces cuando nada parece funcionar bien, lo mejor es volver a empezar como si fuera un bebé y confinarlo a una sola habitación con su bandeja, su comida, agua y juguetes para que aprenda nuevamente a orinar donde se espera que lo haga. Esto no debe ser un castigo, escoge una habitación donde esté acompañado o cómodo para no aumentar su estrés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada